El estrabismo consiste es una mala alineación de los ojos y afecta aproximadamente al 4% de la población. La gran mayoría se deben a una alteración en el control de los músculos oculomotores por parte del cerebro pero existen otras alteraciones que sí son conocidas:

 

diferentes desviaciones oculares

 

  • Porblemas acomodativos y/o altas dioptrías, generalmente hipermetropía. Las personas con hipermetropía mantienen un esfuerzo constante para enfocar. Al mirar objetos cercanos se desencadena el mecanismo acomodación-convergencia provocando en estos pacientes un sobresfuerzo muscular que hace que los ojos se vayan más hacia dentro de lo normal. Este tipo de desviación se conoce como estrabismo acomodativo.

 

  • Parálisis de los nervios que controlan los músculos oculomotores, encargados de realizar los movimientos de los ojos, estrabismo paralítico.

 

  • Alteraciones (inflamación, etc…) o malformaciones en los músculos oculomotores, estrabismo restrictivo.

 

¿Cómo se trata el estrabismo?

 

Uno de los primeros pasos que hay que seguir en el tratamiento del estrabismo es intentar mejorar la ambliopía u ojo vago que presente el paciente.

Ésto se consigue con oclusiones (parches). En muchos casos con gafas y terapia de oclusiones se consigue recuperar la visión perdia y corregir la desviación de los ojos.

 

La terapia de oclusiones puede recuperar la visión en ojos vagos

 

La terapia visual es también un tratamiento efectivo pero solamente en algunos casos, para más información pueden pedir cita con nuestro especialista en oftalmología infantil y estrabismo el Dr. Antonio Caballero Posadas.

Cuando la desviación persiste aún después de corregir con gafas y hacer oclusiones se plantea la cirugía.

 

¿Cómo es la cirugía de estrabismo?

 

Hay dos tipos de cirugía, debilitante o de esfuerzo. La cirugía debilitante simétrica es la más frecuente debido a que se puede revertir con facilidad en caso de que fuese necesario y estéticamente ambos ojos quedan iguales.

 

¿Y qué hay de la toxina botulínica?

 

La toxina botulínica es una neurotoxina capaz de producir parálisis y se utiliza con una gran porcentaje de éxito en pacientes con estrabismo en edades precoces o congénitos  y en los casos de parálisis (se inyecta en el músculo no afectado).

En el 60-70% de los pacientes tratados con inyección de toxina botulínica consiguen evitar la cirugía. Es más efectiva en desviaciones horizontales.

 

Para pedir cita con nuestro especialista puede llamar al 968 210 141 o bien rellenar nuestro formulario pinchando aquí.

 

¡ Cuida la salud de tus ojos!

 

 

 

Contacta con nosotros
WhatsApp de Clinicas COC.
Powered by