Ojo seco. ¿Qué es?

 

Nuestros ojos necesitan estar constantemente lubricados por la película lagrimal. La lágrima nos proporciona protección, oxigenación y a la vez una buena calidad de lágrima influirá en nuestra visión.

El Síndrome de ojo seco aparece cuando la calidad y/o la cantidad de lágrima que produce nuestra glándula lagrimal es muy pobre. Afecta a la córnea y la conjuntiva.

 

Un ojo seco es más vulnerable a erosiones corneales y en conjuntiva

 

Causas

Causas fisiológicas:

  • Debido al envejecimiento celular con la edad nuestra glándula lagrimal produce cada vez menos cantidad de lágrima.
  • En mujeres los cambios hormonales provocados por el embarazo, menopausia, etc, también pueden disminuir la secreción lagrimal.
  • Enfermedades sistémicas como el Síndrome de Sjögren, artritis reumatoide, lupus eritematoso, disfunción de las glándulas de Meibomio, etc.
  • Enfermedades cicatrizantes de la córnea como conjuntivitis vírica

Los colectivos de más riesgo son las personas mayores y mujeres en fases de cambio hormonal.

Causas ambientales:

  • Viento
  • Aire acondicionado
  • Calefacción
  • Exposición al sol

Otras causas:

  • Algunos medicamentos como anticonceptivos, antihistamínicos para la alergia, pastillas para dormir, etc.
  • Tabaquismo
  • Uso de lentes de contacto

Debido a las graves consecuencias que conlleva la sequedad ocular ( pérdida de la visión, queratitis, cicatrices, úlceras corneales), se recomienda realizar  controles oftalmológicos periódicamente.

Síntomas de ojo seco

La detección y tratamiento precoz resultan esenciales para mejorar los síntomas y prevenir el daño ocular.

El ojo seco produce irritación, escozor, enrojecimiento, sensación de cuerpo extraño o arenilla en la superficie ocular, además de fatiga o pesadez en los párpados o lagrimeo.

Aunque nos pueda resultar una contradicción un lagrimeo constante puede ser también un síntoma de ojo seco. Nuestra glándula lagrimal produce un exceso de lágrima de mala calidad en un intento para proteger nuestros ojos.

Tratamiento y últimos avances

El tratamiento más frecuente para aliviar los síntomas del ojo seco son las lágrimas artificiales y pomadas lubricantes.

Las lágrimas artificiales deben colocarse en el saco conjuntival tirando un poquito del párpado inferior hacia abajo

 

En clínicas COC disponemos de las técnicas más avanzadas para diferentes patologías oculares. El tratamiento con luz pulsada de larga frecuencia (IPL) ayuda a mejorar los síntomas en pacientes con ojo seco causado por Disfunción de las glándulas de Meibomio.

Se trata de una enfermedad crónica, común e incapacitante que se caracteriza por la obstrucción de los conductos encargados de segregar la lágrima en nuestro ojo.

 

Cuando la luz es absordida por los vasos sanguíneos, genera calor en la capa dérmica derritiendo así las secreciones que obstruyen la glándula.

Si quieres más información o deseas concertar una cita con nosotros no dudes en llamar.

Clínicas COC Murcia

TLF: 968 210 141