Ultimamente recibimos muchas consultas preguntándonos acerca de la, cada vez más conocida, fatiga visual. No hablamos de una patología, no aparece tipificada como tal en un libro de oftalmología. En realidad, la fatiga visual es un conjunto de síntomas y puede estar ocasionada por diversas causas.

Tenemos la creencia de que es normal que los ojos se “fatiguen de ver” pero los ojos están diseñados para estar en funcionamiento mientras estemos despiertos. Sólo se produce un sobreesfuerzo en determinadas circunstancias llegando incluso a provocar visión borrosa que en ningún caso será permanente, ni tampoco será causa de un aumento de las dioptrías.

Síntomas de la fatiga visual

La fatiga visual puede deberse a diferentes causas a la vez, con síntomas muy subjetivos que varían según su intensidad y su naturaleza. Los síntomas más frecuentes que podemos encontrar son:

  • Molestias en los ojos. Percibimos los ojos cargados, pesados y tenemos una sensación de presión y calor por dentro. Aparece la necesidad de frotarse los ojos. Lo normal es sentir alivio de estos síntomas al cerrar los ojos.
  • Dolor de cabeza. Está asociado con el esfuerzo acomodativo (esfuerzo prolongado mantenido en tareas de cerca).

 

fatiga-visual2

Uno de los principales síntomas de la fatiga visual es el dolor de cabeza

 

  • Ojos rojos y párpados inflamados. Se trata de un enrojecimiento leve, no confundir con un cuadro de ojo rojo por conjuntivitis, por ejemplo. En el caso de la fatiga visual los síntomas remiten rápidamente con el reposo.
  • Visión borrosa en lejos tras tarea prolongada en cerca. Esto se debe también a un esfuerzo acomodativo. Esta borrosidad asociada a la fatiga visual suele desaparecer cuando dejamos de realizar esa tarea en visión próxima.
  • Sequedad ocular. Sensación de quemazón que se alivia al mantener los ojos cerrados un buen rato. En algunos casos se puede tener la sensación de “arenilla” dentro del ojo o como si se nos hubiese metido algo dentro (como una pestaña). Cuando nos concentramos en una tarea visual parpadeamos menos y ésto provoca que los ojos se resequen más.

Soluciones para la fatiga visual. Ergonomía visual

En el mundo de la oftalmología y la optometría a esas soluciones para la fatiga visual se las ha conocido siempre como ergonomía visual.

La ergonomía visual estudia la forma de conseguir mayor comodidad y eficacia a la hora de realizar tareas que impliquen una elevada exigencia visual para evitar así problemas como la ya mencionada fatiga visual entre otros (dolores de espalda, mala circulación en las piernas,etc).

Las soluciones para evitar fatiga visual no solamente deben aplicarse en nuestro lugar de trabajo, frente a un ordenador, si no que deben ampliarse a otras situaciones cotidianas como la lectura, escritura, ver la TV o jugar a videojuegos.

  • Iluminación correcta. Debemos tener un luz en el techo y otra que enfoque nuestra zona de trabajo, sin que vaya directa a los ojos, no deslumbre y no haga sombra al escribir. Siempre que podamos, trabajar con luz natural.
  • Postura adecuada. Los pies tienen que tocar el suelo, las piernas deben estar dobladas en ángulo recto y la espalda debe tocar el respaldo.

 

ergonomia-visual4

siempre que podamos es mejor trabajar con luz natural

 

  • Buena distancia de trabajo. Entre el papel y nuestros ojos debe haber una distancia igual a la longitud de nuestro antebrazo.
  • Evitar ambientes muy secos por calefacción o aire acondicionado.
  • Realizar pausas. Aplicar la regla 20-20-20: apartar la mirada de la tarea en cerca durante 20 segundos, cada 20 minutos a una distancia de 20 pies (6 metros).

Pocas personas cumplen la regla 20-20-20 a rajatabla puesto que una vez que estamos concentrados en el trabajo difícilmente nos acordamos cada 20 minutos de levantar la vista por lo que yo normalmente aconsejo la regla 20-cada vez que te acuerdes-20Lo importante es levantar la vista y fijar un objeto lo más alejado posible durante unos segundos, si no se realiza cada 20 minutos, pues al menos con cierta frecuencia.

Si se padece sequedad ocular debido a la deficiencia de parpadeo durante la actividad en cerca, lo normal es que mejore al aplicar unas gotas de lágrima artificial. Los humidificadores también pueden ayudar a aliviar esta sensación. Pero si el ojo seco se debe a otra causa como por ejemplo blefaritis, lo mejor es acudir a un oftalmólogo para que nos indique las pautas a seguir o si es necesario algún tipo de tratamiento.

Creencias erróneas sobre la fatiga visual

La acomodación normal no produce fatiga. A pesar de que la fatiga visual es algo muy común, lo más normal es que la gente utilice su enfoque cercano durante muchas horas, y no se produzcan síntomas.

Si el problema fuera la acomodación sana, todos tendríamos síntomas.

lectura

los ojos no se “fatigan de leer”

 

El músculo ciliar encargado de la acomodación no comienza a perder funcionalidad hasta los 40-45 años (presbicia o vista cansada). Es ahí cuando se deben utilizar las gafas para ver de cerca. En pacientes jóvenes con el músculo ciliar sano, si existe un sobreesfuerzo acomodativo es por algún defecto refractivo sin corregir como hipermetropía o astigmatismo. Lo primero que se debe hacer es corregir ese defecto refractivo para permitir al ojo acomodar con naturalidad. Lo que no es correcto es evitar la acomodación por completo.

Ante síntomas persistentes de fatiga visual lo más recomendable es acudir a una revisión oftalmológica para descartar cualquier problema visual subyacente.